jueves, 7 de octubre de 2010

Piropos.

Mi amiga Vero continuamente me dice muchos piropos... y a veces quiero creérmelos.
Quiero creer que puedo llegar a dar todo lo que tengo en mí, que todo ese dinamismo que dice que tengo transmite alegría, que derrocho pasión por todos mis costados, que transmito energía, que si tuviera ella una empresa que hasta me contrataba porque le encanta mi forma de ser, mi apasionamiento por todo aquello que me gusta, todo aquello que me hace vivir, que me hace sentir.
No creo en Dios, no en el Dios cristiano ni en ninguno reconocido como tal... siempre he preferido creer en un Dios propio, lo que sería un ángel de la guarda cristiano pero yo le llamo Dios, a cada persona le puede tocar más o menos bueno... y sobretodo creo en cada uno de nosotros, en nuestras capacidades.

Mi alegría aunque ya hace casi un año de esta foto.


Con los años me he dado cuenta que tenemos lo que sembramos, si sembramos bien poco a poco la cosecha va dando sus frutos, si sembramos mal... no da nada. Suena duro pero es lo que hay.
A veces por querernos menos de lo que deberíamos también la vida nos da golpes por eso lo esencial y primordial es quererse a uno mismo, una vez que te respetas, que te aprecias, que sabes cuanto vales, por mucho que te digan los demás... mayormente suelen ser envidias... si sabes que vales podrás demostrar poco a poco, ¿qué prisa hay?, a los que están a nuestro alrededor que somos más de lo que parecía cuando éramos pequeños, que hemos sabido evolucionar, que de ser unos simples patitos feos nos hemos ido convirtiendo en cisnes...

Y eso... que nadie nos lo quite, que nuestras experiencias buenas o malas ayudan a crecer como personas y yo desde aquí os digo que pase lo que pase en mi vida yo seré feliz porque me quiero y sé lo que hay en mí, no me creo ni mejor ni peor que nadie, ni por mucho que me alaben o me desprecien cambiará mi parecer, que cada uno sabe lo que vale y según como actúa los demás vemos si son lo que aparentan, porque tampoco nos engañemos, hay gente que se cree más y en esta vida algo que valoro enormemente es la humildad, siendo humilde se llega a todos lados.

Y con pasión y humildad podemos conseguir llegar al cielo, besar al santo y disfrutar de una vida plagada de momentos felices. Con felicidad transmites alegría, con pesimismo transmites tristeza... por eso los realistas u optimistas creo que pueden llegar más lejos.

Y mientras mi amiga Vero me sigue diciendo que le encanta leerme por mi dinamismo y por mi energía y por la pasión que desprendo yo mientras ¿qué hago? simplemente me sonrojo y lloro...

P.D. y comentar que hoy he decidido que me voy volver a poner a estudiar lo mío porque he tenido una ida de olla a la 1 de la mañana y no me salía las palabras perífrasis verbal y ha sido como un aviso a "Elisa, no puedes dejar que todo se olvide y se lo lleve el viento", y con ello retomaré mi adorado francés.

5 comentarios:

Revoltosa dijo...

Una entrada que hace pensar a la par de bonita!! Eres genial Elisa!!

Mareas dijo...

Preciosa esta entrada, Elisa. Tendriamos que pintarnos todos una sonrisa en la cara y trasmitir todo lo positivo que tenemos dentro.
Un besito.

kukutras28 dijo...

a mi me parece genial que vuelvas a estudiar.A veces abandonamos nuestras pasiones y es una pena..pero siguen ahí hasta que las retomamos

Elisa dijo...

gracias a todas dios... os quiero mucho!

Y bueno mi pasión no la he dejado, mi pasión está aquí en mí, la estoy llevando a cabo y espero que se haga más realidad aún.
Pero me gusta mucho la filología pero jamás para ejercerla ;)

Nocturnella dijo...

me ha encantado la entrada y estoy de acuerdo con varias cosas que dices como lo de que tenemos lo que sembramos. Aunque a veces siembras y lo recibes( me refiero a modo hay gente que no da lo que tu das por ellos)
Nunca se es tarde para hacer lo que uno quiere! jeje

por cierto llevaba dias intentando comentarte y es que no me dejaba me pedia mi contraseña de google y me decia que estaba mal... pero hoy porfiiin!jeje