lunes, 5 de mayo de 2014

Uñas: Mis básicos.

¿Cómo ha ido el fin de semana? Espero que no tan caótico como el mío porque ¡qué locura! Jeje, pero no me quejo, estoy feliz comenzando una experiencia nueva pero no os voy a hablar de ello sino de algo nada nuevo en mi vida, dos productos que llevo años usando en mis uñas y que realmente son mis básicos y pocas veces los cambio y si lo hago, siempre vuelvo a ellos.

Uno es la crema de cutículas Crème de Abricot de DIOR y el otro la crema Nailactan para fortalecer las uñas de MAVALA.

¿Por qué son mis básicos?


Una crema especializada en el cuidado de nuestras uñas y cutículas que yo uso sobretodo para hidratar las primeras y para retirarlas hacia atrás. No soy partidaria de cortar la cutícula porque considero que están como una protección frente a infecciones y que si desprotegeos la zona puede resultar nefasto. Aparte que, desde mi experiencia, cortarlas no hace otra cosa que resecarme la zona y que me salgan millones de pellejitos nada elegantes que me dan un aspecto muy descuidado de las manos (ya me cuesta cuidarlas para cuanto más…)
Pues eso, aunque su uso es para las uñas y para la cutícula, me centro en su uso para la cutícula porque creo que la filosofía del Nailactan en este aspecto es mejor (os explico cuál es en su respectivo párrafo).
Me encanta porque apenas necesitamos producto para hidratar la zona, como que nos engrasa la piel y se emulsiona, es fácil pecar de echar de más, dura tanto tiempo que me sorprende cuando se termina el botecito, es mano de santo como dirían las abuelas jeje. Cura todo tipo de miniheriditas al levantarse la piel, yo es que soy dada a morderme los pellejitos con los nervios y claro, algo hay que tener para luego que se cicatricen bien y no se vean feos los dedos.
Para mí este es el producto idóneo.

Precio: sobre 25 euros.
Cantidad: 12 gr.
Puntuación: 8,8 sobre 10.



Me gusta la filosofía del producto porque se supone que no tenemos que utilizarlo encima de la uña en sí sino en su nacimiento, es decir en la zona cercana a la cutícula, justo después de la última articulación del dedo. Que es donde nace y crece la uña y realmente si queremos mejorarla ¿qué sentido tiene echarla en la zona que uña está digamos muerta?
La textura es mucho más suave que la de DIOR, como un fluido ligero y tampoco necesitamos apenas producto porque se emulsiona con facilidad, un simple toquecito y masajeamos de manera circular en el nacimiento de la uña para hacer penetrar los activos y que nuestras uñas crezcan sanas y fuertes. Lo idóneo es su uso en la noche antes de meternos en camita, jeje.
Es increíble el buen producto que es y la eficacia en poco tiempo de uso. Una sorpresa que descubrí hace años al comprar un pack de la marca para conocer su famosísimo endurecedor y al final, me acabó sorprendiendo más este producto.
Otro básico de mis uñas.

Precio: sobre 20 euros.
Cantidad: 15 ml.
Puntuación: 9 sobre 10.


¿Conocíais estos dos productos? ¿Qué utilizáis para cuidar vuestras uñas?

2 comentarios:

Diana entrebrochasypaletas dijo...

No conocía la cremita de Mavala, aunque por el momento voy servida con el bálsamo de Badger : )

Mareas. dijo...

A mi me tienta el botecito de Dior desde hace mil años, tengo ahora aceite de cuticulas pero en cuánto lo termine pienso hacerme con este objeto de culto.
Un beso.