lunes, 16 de junio de 2014

Acondicionador cuerpo de NIVEA /vs/ Crema de ducha ultra nutritiva de SEPHORA.

Hoy vengo con una entrada en la que voy a escribir sobre dos productos, pero no vengo sola, porque mi amiga Mar ha opinado sobre uno de ellos (que hemos comprado a medias dado que dudábamos sobre la efectividad del mismo y menos mal que fuimos previsoras porque ahora se muere de la risa… jeje)

La opinión ya la escribimos el año pasado al poco de salir el producto de NIVEA al mercado pero por mil y una razones he ido retrasando la publicación de la entrada y pasado ya bastante tiempo la publico. Importante saber que para no cargar con él en la mudanza se lo devolví a Mar para que lo disfrutase y efectivamente me ha vuelto a recordar que sigue pareciéndole que no cumple con lo que promete, por decirlo de manera sutil jeje.


Opinión de Mar.
El otro día compré el Acondicionador de cuerpo de NIVEA, porque parecía una forma para vagos de echarse la crema hidratante a diario, y me encantan los productos para vagos. Pero después de probarla de verdad, que alguien me explique como esto ahorra tiempo, porque yo veo que aun da mas pereza que echarse la crema de forma normal, es como fusionar una crema para el cuerpo con un aceite, pero cogiendo lo más incómodo de ambos procesos.

Crema normal:
Ducharse.
Secarse.
Aplicar crema.
Listo. (Igual te quedas algo pegajosa.)

Acondicionador de NIVEA:
Ducharse.
Aplicar por todo el cuerpo.
Aclararse todo el cuerpo a conciencia.
Secarse.
Listo. (Pegajosa igualmente.)

Tampoco es que la crema sea una maravilla, me gusta el aroma que deja en la piel, y no me disgusta el resultado pero no te deja la piel en plan “Ohhhhh soy todo aterciopelada suavidad” y encima acabo pegajosa igual, o sea, que alguien me explique las ventajas de un producto que al final te hace perder más tiempo, no hidrata demasiado y además acaba la mitad en el desagüe, para eso que le echen un poco de jabón y que sea un dos en uno y así de verdad ahorraría tiempo.
Después de probar bastantes cremas y aceites, mi rutina perfecta consiste en darme la ducha de rigor y con la piel algo húmeda extenderme la manteca corporal, dejo actuar mientras me desenredo el pelo y me echo la espuma y luego me seco con una toalla… y eso si que es “Ohhhhh soy todo aterciopelada suavidad” y con un nivel de pegajosidad 0.
Hay quien pensará que pierdo tiempo igual, pero es que al menos mientras actúa la crema me puedo ir peinando, lavando los dientes o lo que sea, así que al final echarme crema me hace gastar un minuto más de mi tiempo.

Total que no, que como invento no me han arreglado la vida, pero oye, seguramente hará a quien le parezca cómodo, pero para usar esto prefiero un buen aceite, que por lo menos me ahorro el paso del aclarado.

Precio: 4,95 euros.
Cantidad: 400 ml.
Puntuación: 3 sobre 10.
Ingredientes de ambos.

Yo poco más tengo que agregar a la opinión pero bueno… no me apasiona la sensación que me deja, no es de piel hidratada sino de piel un poco pegajosa que no sedosa. No aporta hidratación en mi piel sino que crea como una capa por encima, que sellará a lo mejor algo la hidratación porque a mí lo que es hidratar no lo noto nada.
Y bueno, ambas hemos usado el de pieles secas, no sé qué tal con el de otro tipo de pieles pero no me quedan ganas de probar jeje.

En cambio… ha salido también en 2013 un producto de SEPHORA que sí consigue hidratarme la piel en la misma ducha, se llama Crema de ducha ultra nutritiva. Esto sí es un dos en uno. Nos promete hidratarnos la piel en nuestro baño diario ya que contiene un 50% de componentes hidratantes a la vez que también nos limpia, pero sin jabones (apto para la piel más delicada).
En este caso, las promesas no quedan en meras promesas sino que en mi piel son reales y efectivas.
Me gusta porque tiene una textura cremosa que se desliza con facilidad y suavidad por la piel a la vez que, ya se nota al aplicar, nos hidrata. Lo retiramos y voilà!: Limpias e hidratadas.
No sé si alguna vez he comentado que tengo dermatitis atópica y que no me sirven todos los geles de ducha que querría porque alguno me reseca en exceso y este es de los mejores que he probado la verdad. Además, como a Mar, me encantan los productos para vagas, porque yo corporalmente hablando soy perezosa, si hay algo que ya me hidrate algo en la misma ducha es con lo que me quedo pero perder el tiempo por gusto pues no, porque sino ya me hidrato con la habitual crema y punto.
¿Lo mejor? Que es un producto que dura bastante aunque se use a diario, no notas que estés desperdiciando gel ni mucho menos.

Precio: 9,90 euros.
Cantidad: 400 ml.
Puntuación: 9 sobre 10.

¿Vosotr@s que opináis? ¿Habéis probado ambos productos? Después del bombo que le han dado al de NIVEA ¿realmente os gusta?

2 comentarios:

Mareas. dijo...

Apuntadisimo queda la crema de ducha de Sephora.
Queria probar el de Nivea pero por lo que os leo prefiero no hacerlo.
Un beso.

MOLI dijo...

El de Nivea no lo he probado, ni ganas la verdad, me habéis confirmado lo que imaginaba. Ahora ha salido uno de Natural Honey que mi madre ha comprado y pienso probar, por hacerme una valoración, pero yo me quedo con el aceite en mojado que es mucho mejor.
El que sí parece interesante es el de Sephora pero me parece muy subido de precio...
Un beso!