miércoles, 24 de junio de 2015

Enjuagues bucales: LISTERINE + ¿recomendaciones?

Hoy vengo con una entrada no tan enfocada al cuidado cosmético directamente...
Ya lo habéis leído en el título, va de cuidado bucal. Concretamente de enjuagues bucales.

Desde hace muchos años voy cambiando de enjuague bucal para mantener los dientes y encías libres de problemáticas dispares como la gingivitis (que padecí tiempo atrás). Además, nos protegen frente a caries, reducen la placa, eliminan gérmenes... y muchas más cosas.

Aún recuerdo cuando en Educación Primaria nos obligaban a enjuagarnos con flúor sabor fresa una vez a la semana... ¡qué asco! os juro que no es la primera vez que huelo a justo ese aroma a fresa y me da ganas de vomitar. Tuve la gran suerte de convencer a mi madre el último año de Primaria para que me firmase un papel conforme me sentaba mal y me daban arcadas, etc. Era la realidad, aunque pelín exagerada. Me afectaba en el momento aunque jamás vomité, otros compañeros sí lo hicieron los pobres. Pero, es que os juro que me daba auténtico asco, me lo sigue dando vaya.

¡Vuelvo a la actualidad! jeje.
Tuve miedo años después de usar enjuagues bucales por miedo a que no fuese el aroma en sí lo que me provocase esas ganas de vomitar y quizá fuer algo común a estos productos... pero no.
No fue así, era el aroma así que me decanto por la menta y cuanto más fresca mejor :)


Lo dicho, he cambiado y probado de marcas dispares, de menor y mayor precio y siempre vuelvo a LISTERINE... dentro de su gama los hay que me gustan más y otros menos, mi favorito el clásico LISTERINE Cuidado Total.
El punto justo de frescor y de menta y, desde mi punto de vista, el punto justo de alcohol.
Me imagino que mi debate interno con el alcohol (que ojalá lo tuviera con el acohol de beber...jaja) viene dado por el alcohol con grandes concentraciones que meten muchas veces en los productos cosméticos.
Es ver un enjuague bucal con alcohol y dudo de su eficacia o pienso que podrían mejorarlo, algo ya dentro de mí no puede cambiarlo, de ahí esta entrada: Mi opinión pero mi petición de recomendación y de asesoramiento.

Lo dicho, este enjuague bucal me consigue aportar lo que busco en un enjuague bucal en la medida perfecta, el precio es lo que me encantaría que fuera algo más bajo pero me imagino que es lo que los diferencia también de su competencia ¿no?
Me noto mejor la boca cuando lo uso y me calma si me sale alguna vejiguilla (que no aftas) y me noto mucho mejor las encías cuando lo combino con mi cepillo de dientes eléctrico.
No lo noto así con otros enjuagues, vaya por delante.

Y he aquí donde os pido información/recomemndación. Alguien que controle bien del tema, que me explique si es malo o no el alcohol en este tipo de productos, si hay en le mercado alguna marca que marque la diferencia en calidad respecto a las demás o es, esta, la que lo marca.
Asesoramiento en general :)
Su clásico tapón de seguridad, muy cómodo.
Ingredientes.

Precio: sobre 5 euros.
Cantidad: 500 ml.
Puntuación: 9 de 10.

¿Y vosotr@s usáis habitualmente enjuague bucal? ¿Os daba pavor como a mí el mítico flúor de la Educación Primaria?

4 comentarios:

Virginia Lopez Oliva dijo...

Precisamente la semana pasada publiqué porque hice una colaboración con ellos y la verdad es que me encantó, eso sí al principio acostumbrarse a como pica jajaja

un besito!
El tocador de Mia,

burbujas de jabón dijo...

El problema de Listerine es que contiene demasiado alcohol y puede llegar a dañar las mucosas a largo plazo. El alcohol es un desinfectante barato y la mayoría de los colutorios lo usan. Yo lo que te recomiendo es que busques alguna versión sin alcohol, que creo que ya existe o directamente cambiar de marca. En el caso de que no te quede más remedio que usarlo con alcohol, lo mejor es diluirlo antes de usarlo. Algunas que conozco de parafarmacia son Vitis y Lacer, ambas bastante buenas. Un saludo. =)

Ginger dijo...

Yo lo he usado muchas veces y me encanta, a pesar de que suelo alternar este tipo de productos, éste es el maás me gusta


Besos

MOLI dijo...

Yo es que no soporto el picor de Listerine, suelo tirar de enjuagues de farmacia porque suelen ser mas suaves e igualmente efectivos. El que te han recomendado de Vitis es precisamente estupendo para la gingivitis, a mi chico se lo recomendó el dentista, y desde entonces usamos ese ;).

Por cierto, yo también recuerdo los años de primaria obligados a lavarnos los dientes en clase con pasta de dientes sabor fresa, los enjuagues no los recuerdo, pero era asqueroso lavarse los dientes cuando tenías en el estómago el odioso cola-cao que me plantaba mi madre a las 7 de la mañana y que yo detestaba profundamente...Qué recuerdos! :(.