lunes, 18 de enero de 2016

Cómo me hice un cambio de look yo sola II: decolorar.

Hoy os cuento cómo y porqué me decoloré yo el cabello.


Pues decidí decolorármelo y para ello aunque vi vídeos la mayor información la recolecté del famoso y querido foro de belleza de VOGUE.

AQUÍ es donde me informé mucho.
Especialmente agradecimiento a los comentarios de Alétheia que tiene blog que os recomiendo mucho que es Pigmentation & Texture. Es una máquina esta chica, es muy inteligente y se explica largamente en todos aquellos temas que le interesan en profundidad.

Cierto es que si no somos muy mañosas o dudamos mucho mejor ir a una peluquería, pero tenía tremendo miedo a que me quemasen el pelo. Soy una agonías pero en los últimos años he tenido malas experiencias y había leído tanto en internet de gente que pagaba auténticos pastizales y que aún encima se lo dejaban mal que me entró pavor de ahí que decidiese hacérmelo yo misma.
Repito, si no soy muy manitas o calmadas mejor que te lo haga un profesional. Esto va especialmente dirigido a mi amiga Mar que además de tener el pelo fino no es muy calmada para estas cosas y ella lo intentó y poco más se carga su cabello... ¡cuidado con hacerlo uno mismo!
Yo no es que me considere muy buena en temas de cabello pero soy calmada, me relajo, y soy constante lo que hace que con mucho cuidado haga todo, incluido esto.


Detalles importantes para mí en la decoloración.

1. La decoloración siempre siempre siempre daña el pelo... O más que dañarlo lo deshidrata por mucho que hagamos bueno, siempre lo deshidrata.
Así que en poco tiempo deberemos ir cortando puntas sino queremos que se vea feo el aspecto de nuestro cabello.
Exige si queremos verlo bien ir cortando poco a poco.
En mi caso, después de tenerlo largo ya por medio del culete, estaba ya harta de la forma (sin forma...jaja) de mi cabello y que esto exija que me lo vaya saneando más habitualmente (cada 3 meses máximo) no me supone ningún problema.
Es más, así voy cambiando algo de look dentro de mis clásicos cortes. Me gusta capeado y a veces, desfilado.
Y como no quería dañar la raíz del pelo decidí hacerme un degradado desde la zona media del cabello.
Además de que por lo que he leído si decoloras la raíz hay que dejarlo menos en esa zona porque el propio calor corporal hace que se decolore más rápido y como no tengo práctica con esto me daba mucho miedito.



2. Necesitaremos muchos más cuidados habituales en nuestro cabello.
Hidratar mucho más el pelo, yo ahora nunca uso acondicionador, directamente cada vez que me lavo el cabello utilizo mascarillas un rato, o mascarillas prelavado (tipo aceite de oliva).
Y también necesitamos productos de acabado para que se vea el color (sobretodo si es tinte fantasía) más vibrante y bonito.

3. Siempre deberemos tener muy en cuenta las características de nuestro cabello. En mi caso, cabello virgen, unos 8 años o más sin teñir. No utilizo apenas ni secador ni planchas de cabello. Y un cabello fuerte, grueso y cuidado.
Y pensaréis ¿¡y para qué te lo dañas decolorándolo!?
Estaba ya harta de mi pelo tal cual... y si apetece hay que hacerlo, no lo voy a hacer con 50 años... o ¡sí! jaja.
Comento esto porque si tenemos el pelo muy fino y débil, y además teñido, quizás decolorarnos a nosotros mismos sea un pelín arriesgado y nos quememos el débil cabello que tenemos...
Sed conscientes de ello.


Vamos al proceso en sí.
4. Aplicar a modo mascarilla prelavado (predecoloración en este caso) un día antes o unas 4-5 horas antes aceite de oliva por todo el cabello (o por la zona que vayamos a decolorar).
Este aceite es uno de los de mayor penetración y, por tanto, que deja con mejor aspecto de hidratación el cabello.
Lo que conseguimos con esta aplicación es que, ya que la decoloración nos va a deshidratar el cabello, se vaya secando no en sí nuestro cabello sino ya que este estará sobrehidratado vaya regulando la deshidratación gracias a que irá secando el aceite en sí; así nuestro cabello no quedará tan seco ni dañado.
Ejemplo:
Si mi cabello está en nivel 0.
Decoloro el cabello y me baja en deshidratación a nivel -5.
Si aplico el aceite he hidrato a nivel +5.
Cuando decoloro y bajo -5 niveles queda mi cabello a nivel 0.
Sin tanto daño.

Lo explico así porque no me entero ni yo misma bien de lo que escribo y quiero que quede claro total.

Como sabía que en ninguna peluquería me harían esto, me decidí aún más a hacérmelo yo misma.

5. Utilizar un agua oxigenada de máximo 30 volúmenes para no dañar tanto el pelo.
Prefería que no me bajase tan rápido el color (la decoloración en sí), que dañármelo más rápido.
Así que en mi caso utilicé Agua de 30 volúmenes.
La mezclé con polvo decolorante. El que yo utilicé es válido para cuerpo y cabello porque quería usarlo después para decolorar zonas de mi cuerpo.
Lo idóneo, por lo que he leído, es utilizar polvo decolorante que neutralice el tono amarillo pollo que nos deja la decoloración.

O aplicar polvos azules que neutralizan la coloración amarilla para que se vea el cabello blanco, que es lo que intentamos conseguir.
Yo en este caso lo que hice fue teñir de rubio ceniza para neutralizar.

Al utilizar un agua de 30 volúmenes es probable que si nuestro cabello es muy oscuro (mi caso) tengamos que repetir el proceso de decoloración.
En estos casos tengamos en cuenta, de nuevo, la calidad de nuestro cabello.
Si es fino quizá deberíamos repetir la decoloración en otro momento (un mes más o menos estaría bien). En mi caso yo arriesgué ya que lo tenía muy sano y fuerte; y decoloré dos veces seguidas, cada una de unos 50 minutos, para bajar de ese tono tan amarillo pollo del principio :)

6. Paciencia, paciencia y paciencia.
Ir aplicando poco a poco en el cabello. Como quería más claras las puntas fui aplicando desde abajo hacia arriba. Llegando bien a todo, pasando el peine/paleta de aplicación bien por todo y, luego, envolviendo por zonas los mechones.
Que toda la zona que queremos decolorar quede lo más homógenea posible porque aunque al 100% nunca queda, y de ahí también parte del encanto, sí que es cierto que no queremos que queden mechones muy oscuros por el medio.
Si no tenemos práctica y nos lo hacemos a nosotr@s mism@s es fácil que os suceda como a mí. Tuve que repetir (al mes cuando tuve un rato para ello) la decoloración parta conseguir un efecto de mayor degradado hacia arriba. No era muy exagerado pero sobre todo un lado del cabello me lo notaba como muy recto el corte de color respecto al tono natural y no me gustaba. Deseaba que se intercalasen más mechones y resultase más natural (si es que el cabello rosa fucsia aframbuesado es natural...jiji).

7. Revisar y revisar en todo momento cómo va decolorándose el cabello.
Según comencé a echarlo y fui cerrando con papel aluminio los mechones, fui abriendo los primeros para ir viendo zonas donde no había aplicado tan bien el producto, ir viendo cómo se iba degradando, pequeños retoques que mejor ir haciendo poco a poco que ver al finalizar que está mal y tener que decolorar de nuevo.
Es un proceso bastante laborioso en general y en este paso lo es aún más.
Imagino que para un peluquero es mucho más sencillo pero uno mismo cuesta la vida, jeje.

Lo que no quería era asustarme y verme amarillo pollo exagerado el cabello jeje.

8. Retirar la mezcla decolorante una vez hayan transcurrido máximo 50 minutos, siempre, siempre mirad las instrucciones del fabricante de los productos que utilicéis; porque es muy buena guía.
En mi caso, después de 50 minutos ya vi que no había mayor decoloración, lo retiré y volví aplicar la mezcla del agua de 30 volúmenes con el polvo decolorante ya que quería bajar más la tonalidad del cabello para que cogiese el tinte más intensidad y un tono más vibrante.

9. Yo como tenía que estar unos días con el rubio ese horripilante ya que el tinte fantasía me llegaba a Ferrol y yo todavía estaba en Madrid y tenía una breve parada de dos días en Ourense... decidí matizarlo aún más con un rubio ceniza.
Súper importante que ponga en el envase Rubio Ceniza porque es más frío y matiza más el amarillo pollo del rubio decolorado.
Gran consejo de mi amiga Carla que estuvo ahí apoyándome durante todo el proceso jaja. Ella sí sabe de pelos jeje.
Cogí uno del supermercado para salir del paso, en otra entrada indicaré todo lo que he utilizado para dar opinión sobre ello :)

Estoy horrible lo sé, jaja, me da grima verme jiji.


Y en la siguiente entrada ya iré con el tinte fantasía en sí, cómo aplicarlo y qué nos puede suceder si no tenemos cuidado :)

Espero os haya gustado este laborioso proceso y si os apetece decoloraros que os haya servido de aprendizaje, ¡un besazo y feliz semana!











La verdad que estoy muy contenta porque he conocido a personas expertas en cabello a las que les ha encantado mi color de pelo y bueno, no me puedo quejar.

En mi caso me decoloré dos veces, cada una con una sesió

4 comentarios:

rocipici dijo...

yo no me atrevo pero estoy deseando ver el resultado. Aprovecho para invitarte al sorteo que tengo activo en el blog. Besos

Mareas. dijo...

Vaya pues te quedó bastante bien. Melenaza!!!
Un beso.

GaiaVlog dijo...

No muchas personas se atreven a dar el paso que tú has dado, parece una tontería pero muchas personas encuentran en su cabello su personalidad y su feminidad. Yo quiero atreverme a darle a mi cabello un cambio muy drástico, pero ahora con el frío que hace no creo que sea buena idea. Gracias por contarnos tu experiencia.
Un beso enorme ;) x

María Alcázar dijo...

Que valiente! jeje Tengo ganas de ver el resultado final! Seguro que queda geniel :-) Besos